¿Cuáles son las características de un profesor excepcional?

Estándar

Hoy he leído una entrada en un blog de una profesora de inglés irlandesa cuyos mayores intereses están relacionados con técnicas de motivación.

El post lo titulaba así: What makes an outstanding teacher? (¿Qué hace que un profesor sea excepcional?) y planteaba estas tres preguntas:

  1. ¿Cuáles son las diferentes cualidades de un profesor excepcional?
  2. ¿Tienes alguna de esas cualidades? ¿Cuáles?
  3. ¿Qué es lo que te motiva para convertirte en un profesor excepcional?

De acuerdo con Sylvia, un profesor excepcional tiene tres características:

  • INCOMPETENCIA CONSCIENTE: que define como el estado de saber que no lo sabes todo. Un profesor humilde que desea dedicarse a la enseñanza y desarrollo profesional de por vida debe tener las facultades para saber qué no sabe. señalar las propias limitaciones es un manera genial de destacar nuevos objetivos y de sentar nuevas bases en la educación, comunicación y calidad de vida. la autoevaluación también ayuda al docente a seguir sintiendo pasión y fascinación por la educación, ya que siempre hay nuevos retos, nuevas tecnologías, nuevas maneras de captar la atención y de pasarlo bien en clase. Saber lo que no sabes como profesor te permite buscar respuestas para hacer uso de tus experiencias e inteligencia emocional que establezcan vínculos de confianza con los alumnos.
  • COMPETENCIA CONSCIENTE: que describe como el hecho de saber lo que sabes. A medida que valoramos lo que nuestros alumnos han aprendido, el objetivo debería ser reconocer lo que nosotros hemos aprendido por nuestra parte. Igual que deseamos fomentar seguridad en nuestros estudiantes, debemos también cultivar nuestra propia confianza. Enseñar puede llegar a ser duro si perdemos contacto con: nuestro profesor interior, lo que tenemos que compartir y los motivos por los que estamos en clase.

En este punto, destaca bastantes cualidades, entre otras:

  1. tener conocimiento experto de la materia.
  2. ser un apasionado del aprendizaje y desarrollo profesional
  3. inculcar en los estudiantes el amor por aprender
  4. saber cuál es la importancia del arte de preguntarse
  5. enseñar más allá del tema modelando las virtudes más importantes de la vida.
  • COMPETENCIA INCONSCIENTE: que la explica como la capacidad de saber algo tan bien de haberlo interiorizado hasta tal punto que somos conscientemente inconscientes de la profundidad del conocimiento que poseemos o que hemos desarrollado a lo largo de los años. Esta competencia inconsciente, comenta, es el objetivo final que debemos conseguir. un dominio que no cuesta ningún esfuerzo. Todos lo queremos. Aunque quizás la tengamos, puede que no seamos conscientes de poseerla.

Mientras la competencia consciente normalmente reside en las habilidades del aprendizaje, la competencia inconsciente hace referencia a la personalidad, maneras de relacionarse con otros, lenguaje corporal y mucho más. A menudo, los profesores que han desarrollado un sentido de integridad, irradian una especie de seguridad en ellos mismos. Éstos han conseguido dominar el arte de la comunicación hasta el punto que la dinámica de la clase fluye, inspira y crea un ambiente maravilloso de bienestar.

Las cualidades que apunta para esta competencia son las siguientes:

  1. visión
  2. pasión
  3. comodidad en la piel de uno mismo
  4. alegría en reconocer dones en nuestros alumnos
  5. alegría en destapar las mentes y talentos de nuestros estudiantes
  6. fluidez, compenetración y emoción

Todas estas características producen:

  1. estudiantes independientes que saben que son especiales y tienen talentos individuales.
  2. estudiantes que lo pasan bien y disfrutan aprendiendo
  3. estudiantes emocionalmente inteligentes que harán del mundo un lugar mejor
  4. aprendices de la competencia consciente en la vida y seres humanos inconscientemente competentes cautivados por el arte de vivir.

Para finalizar, deja al aire la siguiente pregunta: ¿Eres tú un docente excepcional?

Yo tengo una respuesta y ¿vosotros?

Desde mi propia experiencia, puedo afirmar que todo lo que explica esta profesora está bastante descontextualizado, pero aún así considero que el estado de ánimo en el que nos encontremos antes de enfrentar una clase puede determinar radicalmente el resultado de la misma. En mi caso, puedo contaros que en dos de los siete grupos que imparto este año podría considerarme una buena docente, no sé si excepcional, pero sí buena. Los alumnos de estos dos grupos (uno de 3ESO y otro de 4ESO) son alumnos con perfiles bastante parecidos y su motivación e interés alimentan mi propio entusiasmo por la asignatura y por la docencia en sí misma. Sin embargo, el resto de grupos son grupos con alumnado la mayoría repetidor cuyo ánimo, interés y emoción por aprender se perdieron hace mucho tiempo por el camino y el resultado actual son conductas disruptivas que impiden el desarrollo normal de la asignatura. A estos grupos me está costando mucho transmitirles mi pasión, ya que sus intereses están muy alejados del contexto de un centro educativo. Algunos de los grupos pertenecen a programas de diversificación (PQPI, grupos de refuerzo) y sus estructuras familiares suelen estar completamente rotas. Lo que me planteo ahora es: ¿Dejo de lado la programación de la asignatura durante unas semanas hasta que consiga ganármelos y poderlos involucrar en el aprendizaje de la lengua o sigo lo que dicta la ley? ¿Qué es lo que yo quiero conseguir con estos alumnos? Si seguimos el Decreto que marca los contenidos, objetivos y competencias de estos cursos, leemos claramente que debemos ayudarles a conseguir saber ser personas, saber vivir y convivir y saber estar. Con estos grupos, hasta ahora, me siento bastante frustrada porque no consigo que mejoren su actitud y hasta que no lo consiga, no podré engancharlos para centrarnos en la asignatura.

»

  1. Bien, me gustaría hacer una pequeña reflexión con respecto a las ideas que plantea Àngela, extraídas a su vez del artículo de Sylvia.

    En primer lugar, me gustaría apuntar que estoy de acuerdo con los términos generales de las tres competencias planteadas, (incompetencia consciente, competencia conscieste y competencia inconsciente), y creo que reflejan de manera acertada las principales actitudes que debe presentar un/a docente eficaz. No obstante, creo que hay un error en el punto de vista desde el que se enfoca la función docente. En mi opinión, el/la docente es tan solo un canal, un facilitador, en definitiva, un catalizador del proceso de desarrollo de l@s alumn@s. Así pues, desde mi punto de vista, son l@s alumn@s los verdaderos motores de la educación.

    No quisiera extenderme demasiado, así que una vez planteada mi postura a grandes rasgos, me gustaría responder a las dos preguntas que plantea Àngela en la última parte de su post.

    Respecto a la primera pregunta, “¿Dejo de lado la programación de la asignatura durante unas semanas hasta que consiga ganármelos y poderlos involucrar en el aprendizaje de la lengua o sigo lo que dicta la ley?”, mi respuesta es ROTUNDAMENTE, SÍ. Sin embargo, creo que no debes de ganarte a nadie, no eres una publicista o una comerciante a puerta fría, simplemente creo que debes hacerles entender que ell@s tienen la responsabilidad de educarse a sí mism@s, que el poder del saber reside en sus manos, en sus ojos, en sus corazones y en sus cerebros. A partir de aquí, esta primera respuesta se entrelaza con la segunda pregunta. Con todo mi respeto, considero que la segunda pregunta contiene un error de base en el planteamiento. Según mi criterio, como docentes no debemos plantearnos qué es “lo que queremos conseguir con l@s alumn@s”, sino que pienso que debemos dejar que sean ell@s mism@s quienes se fijen sus objetivos y quienes se planteen hasta dónde quieren llegar. Obviamente, sé que los marcos curriculares e institucionales en muchas ocasiones no dejan demasiado espacio para este tipo de planteamientos, pero creo que como docentes tenemos la obligación moral de facilitar a l@s alumn@s todas las herramientas necesarias para su desarrollo íntegro como seres humanos, y desde mi opinión, el uso responsable de las propias competencias y, sobre todo, el uso responsable de la libertad, son los recursos más importantes que debemos de saber manejar para poder tener una vida plena en el conjunto de la sociedad.

    • Vale, Ruth, tú y yo tenemos que quedar, jajajaja! Muchísimas gracias por tu crítica constructiva y por tus aportaciones. Estoy absolutamente de acuerdo con todos tus planteamientos, y tienes razón en cuanto a los errores a la hora de expresar la pregunta. Tengo que ser sincera, este año estoy muy quemada, los alumnos del centro, en general, están alteradísimos y mis compañeros y yo, cuando lo comentamos, nos preguntamos que cómo es posible que en tres meses que llevamos este curso trabajando nuestro concepto de educación se haya desvirtuado de tal manera. De verdad, puede sonar a excusa, pero la comunicación con las familias no está siendo demasiado favorable y los alumnos ya no atienden a razones.

      Te vuelvo a agradecer tu comentario y cuando vengas por aquí, dímelo y nos vemos. Es genial ver que hay gente con tantas ganas e ideas tan claras. Gràcies!

  2. No se cómo expresar la emoción que me ha producido encontrarme con este blog maravilloso y ver la foto de esta persona, a quien adoro sin retroceso ni demora, foto propia expuesta no en la foto en sí, sino en las palabras que utiliza para expresar su recorrido por el mundo de la educación junto con las inquietudes que manifiesta.
    Las inquietudes son un buen motor para el desarrollo de cualquier persona, cosa o emoción. De hecho, a veces pueden incluso ser las muletas en las que nos apoyamos para poder avanzar en los peores contextos.
    La formación es el mástil del barco de la enseñanza y supongo que para no naufragar en estos mares de alumnos desmotivados, una de las primeras cosas que necesita la embarcación es el cuidado y mantenimiento exquisito de todo aquello que es necesario para que se mantenga en alta mar sean cuales sean las condiciones de ésta.
    El profesor y el alumno, son como el timón y el capitán a la vez. El timón, porque deben formar parte integrada del barco y servir de guías en el camino de la educación y capitán porque deben estar preparados para las marejadas, marejadillas y, si es preciso, para los tsunamis que la propia educación conlleva.
    A veces nos empeñamos en generar teorías de todo tipo para hablar de la educación y proponer soluciones a los problemas que nos plantea. La mayoría son maravillosas, inteligentes y bien elaboradas; sin embargo, a veces, no nos ayudan a conseguir nuestras metas socioeducativas dentro de las aulas, y no me refiero a las metas de los gobernantes y la plantilla de educación, me refiero a todo el conjunto de individuos que la conformamos, teniendo en cuenta, en primer plano, al alumno y como tal. Así que sí, Àngela, intenta llevártelos a tu barco o subirte tú al de ellos ayudándoles a reparar todo lo que sea necesario.
    Yo estoy de acuerdo con todo lo expuesto por la profesora irlandesa, me pregunto en qué contexto trabaja ella porque no debemos olvidar que existen muy diversos escenarios en las aulas y todas esas teorías no se adaptan a cada una de ellos ni a cada profesor ni a cada alumno-a con quien se trabaja. Creo en la faceta facilitadora del profesor, pero hay que empezar a convencer al alumnado del rol que ellos deben asumir como posibilitadores de su propio aprendizaje. A veces creo que se están exigiendo demasiadas responsabilidades al profesorado y digo a veces, porque entiendo que se nos tiene que exigir, pero… ¿cómo puede un profesor o profesora actuar como un facilitador delante de un mar de imposibilidades? Sólo se me ocurre una respuesta, aprovechando los comentarios de Ruth y que también yo creo que ellos tienen el deber de asumir su responsabilidad en el aprendizaje, quizás haya que mostrarles el camino hacia su propia revolución de la educación.

    • Madre mía! Muchísimas gracias por todos tus consejos y por tus palabras de apoyo. Creo que docentes en activo como tú entienden bien las circunstancias, por lo que sólo puedo que aplicar aquello que me aconsejas. A ver si podemos estar en contacto un poco más a menudo. Tenemos muchas cosas que compartir. Besos.

  3. Querida Ángela, que alegría me da saber que, aunque muy joven, ya estás demostrando ser una gran profesional.

    Permíteme que, por ahora, no haga comentarios al respecto de tus reflexiones. Lo que quiero es pedirte permiso para derivar a un grupo de alumnos a tu bloc. Creo que puede servirles para que vayan tomando contacto con la realidad y para que contrasten tu sentir y tu experiencia, con lo que están aprendiendo en su formación como futuros docentes.

    Un fuerte abrazo y sigue preocupandote por esas personas que aun no comprenden la fuerza que se consigue con una buena educación. Piensa que muchas veces, algunos de ellos, se quedaron por el camino hace mucho tiempo. Las causas, muchas y bastantes diferentes, seguramente.

    También quiero decirte que te mires hacia dentro, que reconozcas tu valía, tu gran empeño y el amor que le tienes a esta prefesión tan linda y humana. Se necesita gran grado de humanidad para preocuparse por el otro, pero no olvides que tu no eres responsable de su situación, tampoco eres su “salvadora”. Tu eres uno de los actores que puede influir en su desarrollo, pero el principal papel lo tienen los mismos alumnos junto a sus familias. Es verdad que en estas edades todavía no tienen suficiente criterio para poder reconocer esta responsabilidad sobre si mismos, entonces nuestro trabajo ha de estar, entre otras cosas, indicándoles el camino.

    • En primer lugar, muchísimas gracias por tus palabras. De vez en cuando, se necesita algo así para llenar los depósitos de autoestima. Y, con respecto a tu petición, por favor, por supuesto que puedes darles en enlace a tu grupo de alumnos. Estaría encantada de poder ayudaros en cualquier cosa que necesitéis.
      Un saludo y gracias de nuevo.

  4. Hola Àngela!

    me ha encantado el artículo de Sylvia porque realmente te hace reflexionar y te sube un poco el autoestima ;P y por descontado, los comentarios anteriores a los míos ¡han sido super motivadores! se nota que te conocen y que reconocen tu excelente calidad y valía profesional.

    A ver, como ya sabes tengo mucha menos experiencia que tú en el sector público pero, para bien o para mal, estos dos años he tenido grupos adaptados y de refuerzo y la verdad es que te das cuenta de muchas cosas. Por ejemplo, en mi caso salí de dar clases en una academia para gente que sí que queria estudiar y me encontré con niños que no querían estudiar o que presentaban muchas dificultades de aprendizaje. Con esto me percaté de que de la teoría a la práctica… no había color.
    Al principio también me sentí como tú, agobiada porque seguía la programación establecida y los alumnos no respondían y finalmente decidí adaptarla completamente a su ritmo. Si lo piensas, ¿de qué te sirve ir enseñando cosas que ellos no absorven? Creo que es mejor descubrir lo que realmente les motiva e ir enseñándoles conceptos, a lo mejor más básicos, de una forma no tan académica para que a ellos les resulte un poco más lúdico-festivo y se animen a usar la lengua inglesa. Tal vez esto que acabo de decir no resulte muy profesional, pero es la realidad con la que nos encontramos en las aulas y queramos o no, hay que ser realista y adaptarnos completamente.

    No tenemos que hacer como algunos docentes con muchos años de experiencia que todos los años imparten la misma programación sin hacer ningún esfuerzo por usar las nuevas tecnologías o hacer alguna adaptación concreta porque “ya soy mayor para estas cosas”. Como ya nos han contado en clase, vivimos en una sociedad ligada a las TIC y debemos ser unas profes 2.0

    ¡Muchos ánimos y a continuar con este blog tan estupendo!

    • Hola Lorena. Muchísimas gracias por tu comentario y por compartir tus experiencias conmigo. La verdad es que tienes razón y, en cuanto a tu propuesta de enseñarles algunos conceptos de manera más lúdica, considero que es clave y del todo profesional. Mira a los niños más pequeños, ellos siempre están jugando y a la vez investigando y aprendiendo. Creo que bien analizado es una buena estrategia, obviamente no para cada sesión entera, pero es un gran recurso el del juego. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s